Acceso para usuarios
Recordar contraseña  |  Registrarse
Noticias  |  Artículos  |  Eventos  |  Prensa  |  Blog
Artículos
Devengo del IVA y aplicación del tipo en las operaciones de tracto sucesivo
08/06/2010

Existen distintas tipologías de contratos. El Derecho Civil y el Derecho Administrativo plantean distintas clasificaciones. Una de ellas discrimina entre contratos instantáneos y de tracto sucesivo.


Contratos instantáneos: son aquellos que se cumplen en el mismo momento en que se celebran, es decir, su cumplimiento se lleva a cabo en un solo acto.


Ejemplo, pagar el precio por la compra de un coche es obligación de tracto instantáneo, ya que una vez pagado el deudor queda libre de su obligación


Contrato de Tracto Sucesivo: es aquel en que el cumplimiento de las prestaciones se realiza en un periodo determinado, y que, por deseo de las partes se puede extender para satisfacer sus necesidades primordiales y éstos términos pueden ser:
-Ejecución continuada: ejecución única pero sin interrupción.
-Ejecución periódica: varias prestaciones que se ejecutan en fechas establecidas.
-Ejecución intermitente: se da cuando lo solicita la otra parte.


Ejemplo: pagar la renta en un arrendamiento es una obligación de tracto sucesivo, que implica un cumplimiento periódico; realizar la prestación laboral como consecuencia de un contrato de trabajo es satisfacer una obligación de tracto sucesivo de forma continua.


 


Definido lo que se considera operación de tracto sucesivo cabe comentar que:


En las prestaciones de servicios, que tienen la consideración de operaciones de tracto sucesivo o continuado, el devengo del IVA se produce conforme a lo establecido en el artículo 75, apartado 7º de la Ley 37/1992, salvo que se produzcan pagos anticipados, en cuyo caso se aplica el apartado dos del mencionado artículo 75 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido.


Según art. 75 LIVA apartado


“Uno 7º en los arrendamientos, en los suministros y, en general, en las operaciones de tracto sucesivo o continuado, en el momento en que resulte exigible la parte del precio que comprenda cada percepción.


No obstante, cuando no se haya pactado precio o cuando, habiéndose pactado, no se haya determinado el momento de su exigibilidad, o la misma se haya establecido con una periodicidad superior a un año natural, el devengo del Impuesto se producirá a 31 de diciembre de cada año por la parte proporcional correspondiente al periodo transcurrido desde el inicio de la operación, o desde el anterior devengo, hasta la citada fecha.


Se exceptúan de lo dispuesto en los párrafos anteriores las operaciones a que se refiere el párrafo segundo del número 1º precedente.”.


Por su parte, el artículo 75, apartado dos, párrafo primero de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, dispone lo siguiente:


“Dos. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, en las operaciones sujetas a gravamen que originen pagos anticipados anteriores a la realización del hecho imponible el Impuesto se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos.”.


Para determinar el devengo, habrá de estarse a los términos de los contratos, en los que se fija fecha o periodo en que es exigible el pago del precio, con independencia de los periodos en que se hubieran consumido los bienes entregados o los servicios prestados.


Cabe destacar que cuando existen variaciones del tipo impositivo, en las operaciones de tracto sucesivo-como son las derivadas de un contrato de servicio telefónico- el tipo aplicable será, conforme a la norma general, aquél que esté vigente en el momento del devengo del impuesto. Esto es, cuando resulte exigible la parte del precio que comprenda cada percepción (DGT 3-2-93)


Ejemplo:


Consumo de teléfono correspondiente al mes de noviembre y diciembre es exigible el 1 de enero siguiente, el devengo se produce el 1 de enero, aplicándose la tributación vigente en ducha fecha (DGT 21-4-98).


Resultará plenamente ajustado a Derecho el gravamen a los nuevos tipos impositivos cuando se trate de contraprestaciones exigibles posteriormente al 1 de julio de 2010, aunque se correspondan con períodos de consumo anteriores a esa fecha, como es el caso de los servicios tarificados de contrato, tanto en su modalidad de tarifa única como en la de facturación según consumo, cuyos consumos, según se señala en el escrito de consulta, se facturan con posterioridad al momento en el que los mismos se producen.


En el caso de la prestación de servicios mediante la modalidad de contratos prepago, el devengo se produce en el momento en el que se efectúa el correspondiente pago anticipado, de forma que se aplicará el tipo que esté vigente en ese momento, con independencia de que los correspondientes consumos se produzcan en un momento posterior, siempre que tales pagos anticipados identifiquen con precisión a qué servicios se corresponden.


Debe insistirse, en este sentido, que en la medida en que el devengo del Impuesto sobre el Valor Añadido tiene lugar con arreglo a la exigibilidad del precio en los contratos de tracto sucesivo, resultará plenamente ajustado a Derecho repercutir el citado impuesto al tipo impositivo del 18 por ciento cuando dicha exigibilidad se produzca con posterioridad al 1 de julio de 2010, aunque se corresponda con un período de prestación anterior a esa fecha (V1033-10, V0602-10, V0603-10 y V0644-10).


 


más información :


dpot. Consultoria Económica y Financiera


902 482 902 - info@gtaconsulting.com









 


Ver otros artículos